Las hierbas naturales pueden ser la solución a muchos de nuestros problemas. A veces nos volvemos locos tratando de buscar distintas soluciones que nos puedan ayudar y no pensamos que una tienda de productos naturales puede ser, tranquilamente, el primer lugar donde mirar. Es en estos sitios donde podemos encontrar tratamientos corporales casi para cualquier patología. Al menos, está bien tenerlo como punto de partida. Las hierbas naturales o hierbas medicinales como también se las denomina son empleadas desde hace mucho tiempo y, de hecho, son la base de la medicina.

En este caso en concreto nos hemos querido centrar en remedios naturales, con la base de las plantas medicinales para intentar atajar un problema, cada vez, más común. En los últimos años, de hecho, se han llevado a cabo diferentes estudios que mostraban como 4 de cada 10 adultos presenta trastornos gastrointestinales de diversa gravedad.

Es muy probable que el estrés que acumulamos, el estilo de vida al que nos hemos habituado y el hecho de que apenas tengamos tiempo para seguir una buena dieta, hacer deporte con regularidad o descansar alas horas necesarias nos haya llevado a esto. En cualquier caso, hay algunas hierbas naturales que, a modo de remedio casero, ayudan a aliviar los padecimientos, sin tener efectos secundarios. Eso sí, cabe matizar siempre que cuando se tienen problemas de digestión de manera continuada (o de cualquier otra índole) es más que recomendable acudir al médico. Esto lo podemos incluso aplicar a dolores de garganta o dolor de cabeza.

Con la anterior base clara veamos algunas de estas hierbas naturales con propiedades medicinales que podremos usar en el caso de que la digestión esté dando algún que otro problema.

Hierbas que ayudan a combatir problemas digestivos

Aunque hay unas cuantas hierbas que podemos tener en cuenta, he aquí algunas de las más destacadas.

1. Manzanilla

Es, quizás, una de las hierbas naturales más conocidas y empleadas en casi todos los hogares gracias a sus propiedades antiinflamatorias, ayudar a combatir los gases y a aliviar el dolor que estos pueden llegar a producir.

También es ideal usarla en caso de indigestión. Una cosa que sí que tenemos que tener en cuenta es que con la manzanilla, de una u otra forma, normalmente iremos al baño, lo que hace es limpiar el organismo, en cierta manera. Siendo así, tenemos que tener muy claro cuándo usarlo. Si estamos, por ejemplo, siguiendo una dieta astringente, mejor no.

2. Hinojo

Sea el sistema inmunológico como el sistema inmunitario se verán reforzados porque esta hierba es un gran aliado de los estómagos más sensibles. Gracias a ella podremos decir casi un adiós definitivo a los molestos gases que se acumulan hasta llegar a hacer daño así como a los cólicos o los espasmos intestinales.

Además de su propiedad antiinflamatoria sirve a modo diurético, con lo que la digestión se ve seguramente mejorada.

3. Diente de león

Estas hierbas naturales sirven para ayudar en la digestión pero también para mantener bajo control la presión arterial. 

Es en la raíz donde se encuentra la clave de todo. Gracias a ella el diente de león es, prácticamente, un laxante natural ,pero como decimos, se emplea también para tratar cálculos biliares y de riñón, para combatir la insuficiencia hepática y para favorecer una presión arterial adecuada.

4. Jengibre

Hemos querido incluirlo en esta lista de hierbas naturales pese a que, en realidad, no es una hierba. Como la mayoría sabrán, porque el uso del jengibre se ha extendido mucho en los últimos años, se trata de una raíz. El jengibre es ideal para tratar el intestino irritable y ayudar con vómitos, cólicos o síntomas de flatulencia.

También cuando se padecen infecciones gastrointestinales el jengibre puede ser un gran aliado porque al ser antiséptico también cumple con esta función.

5. Melisa

Es muy probable que cuando algunos piensen en estas hierbas naturales las asocien más a relajarse y a dormir pero es que esto, en realidad, también tiene que ver con el sistema digestivo. Cuando estamos tensos o estresados la digestión se suele ver perjudicada.

Con la melisa nos relajaremos en todos los sentidos y esto llevará también a poder combatir flatulencias, espasmos estomacales, cólicos o similares. Tomada en infusión puede ser perfecta tanto para adultos como para niños.

6. Menta

La menta, seguramente, la hayamos probado todos en algún momento de nuestras vidas. Seguramente ya de pequeños, cuando íbamos en el coche con nuestros padres y nos daban unos chicles con la base de estas hierbas naturales para evitarnos los mareos… Pues bien, la menta también ayuda con las indigestiones, los vómitos o los cólicos y está más que indicada en el caso de padecer síndrome de colón irritable, una patología que muchas personas presentan, pero que ni siquiera lo saben.

7. Boldo

Estas hierbas naturales tienen su origen en Chile. Debido a su alto contenido en alcaloides no se aconseja el tomarlas si se está embarazada. En caso contrario se puede emplear para evitar las malas digestiones. Si ya sabemos, quizás porque nuestro sistema digestivo es un poco delicado, que las digestiones no son fáciles el boldo debería tomarse en infusión antes de las comidas.

Estas hierbas naturales desinflaman y estimulan el tracto digestivo.

8. Mejorana

La mejorana ayuda con la digestión de los alimentos, combate los gases y es, además, sedante. Digamos que es una de esas hierbas naturales que sirven casi para todo.

Ayuda a hacer que nos sintamos más relajados, es antiespasmódica y protege las mucosas digestivas. Estas mucosas, que no son a considerar poco, se suelen ver comprometidas a medida que se alarga el tiempo en el que nuestro sistema digestivo no está funcionando como debe.

9. Regaliz

Seguramente muchos ni hayan reparado en él, pero es un excelente laxante ligero natural y también ayuda a calmar el tracto digestivo. Si se combina con hierbas naturales como la senna alezandrina es ideal a la hora de combatir el estreñimiento.

10. Senna

Efectivamente, como anunciado en el punto anterior, la senna es ideal a la hora de tener que combatir el estreñimiento ocasional, un mal menor que no se debe tampoco perder de vista porque a la larga puede conllevar a otro tipo de problemáticas.

Lo ideal es tomar una infusión con estas hierbas naturales a la noche, en modo tal que haga su efecto en esas horas y podamos encontrarnos mejor ya desde la mañana siguiente.